Tan lejos, tan cerca

Hace 8 años que Alejo partió a experimentar la cultura en otra capital del mundo, Bruselas. Su apego a la Argentina le llevó a encontrar en la Web 2.0 el instrumento ideal para seguir siempre conectado.

“Mi novia (ahora mi mujer y madre de mi hijo) se había venido antes a estudiar, y durante un año y medio nos la pasamos cruzando el Atlántico. Fue muy loco porque la situación era obviamente heavy en Argentina, y yo me estaba yendo de lo más feliz (la decisión era anterior a la crisis), cuando el resto de la gente que se iba lo hacía con bronca. Una situación muy extraña”, expone Alejo Steimberg (35 años), porteño residente en Bruselas desde 2002.

La vida cotidiana

“Yo creo que cuando uno se muda dentro del hemisferio occidental las diferencias más grandes (más allá de obviedades como la arquitectura o el urbanismo) se sienten en la vida de todos los días. En Argentina, por ejemplo, los bares están abiertos todo el día y muchos también de noche, y en el mismo lugar podés desayunar, almorzar, cenar, tomar algo… En Bélgica hay catorce mil clases de lugares para ir a comer, cada uno con sus horarios y tipos de comida ultraespecíficos. Medias lunas o facturas, por ejemplo, sólo conseguís en las cafeterías/ panaderías, que cierran muchas veces a las tres de la tarde. Y otra cosa es que los mingitorios en los bares están muchas veces en el pasillo que lleva al baño, a la vista. Shock cultural, que le dicen.

Ya había ido otras veces, conocía bastante. Pero Bruselas es una ciudad muy bella, con una actividad cultural intensa y variados festivales, a veces gratis. Aunque la falta de sol puede llegar a ser bastante deprimente (detesto las afirmaciones contrafácticas, pero muchas veces pensé que Bruselas con otro clima sería casi perfecta).

En algún sentido todo era nuevo (nunca había vivido afuera), pero justamente eso era lo que me gustaba”.

El oficio de las letras


“Mis áreas de trabajo tienen que ver con la cultura y la comunicación. Unos de los trabajos que tuve fue desarrollar el dispositivo de comunicación de la Oficina Agrícola de la misión Chilena ante la Unión Europea. También he participado en la organización de eventos culturales (como el festival Borges 2006 en ese año) y trabajado como traductor literario y en la enseñanza de lenguas.

En relación con lo literario, aquí presenté mi libro de poesía p, editado en Argentina por Vox. La misma editorial editó la antología de poesía belga en francés que realicé con Laura Calabrese y que recibió un subsidio de la Comunidad Francesa. Y tengo una tesis doctoral sobre ciencia ficción en curso”.

Los encuentros

A la pregunta de si tuvo necesidad de buscar otros argentinos allí, Alejo responde: “En algún momento lo hice, pero después me entregué al azar de los encuentros fortuitos, y así es como conocí a los argentinos de los que me hice amigos. El problema de los encuentros entre gente de un país es que muchas veces no tenés más que eso en común, lo cual a veces es bastante poco”.

Sin beso, por favor

“Las lenguas se aprenden, pero con respecto a lo cultural me pasó una cosa bastante ridícula en un lugar en el que trabajé (que no mencionaré por motivos obvios). Era un lugar chico, y cuando yo llegaba saludaba a las tres secretarias con un beso. Bueno, las señoras le fueron a pedir a mi jefa que por favor dejara de saludarlas de esa manera. Ya había trabajado en otros lugares donde la gente saludaba con beso, pero una anécdota así creo que es impensable en Argentina”.

Integración y multiculturalidad

“En Europa hay dos grandes modelos de relación entre distintas culturas dentro de un mismo país: el de la multiculturalidad y la integración. El primero, en el que se intenta influir lo menos posible en las culturas minoritarias, es el dominante en el reino Unido y en los Países bajos; el segundo, en el que el énfasis está puesto en la creación de reglas claras para todos para facilitar la vida común, es típico de Francia. Bélgica tiene más que ver con el modelo francés, aunque se trate en un caso de un país que se define como neutro y en el de Francia de un país laico. Una de las cosas buenas de ese modelo es que justamente le apunta a la convivencia (más allá del éxito puntual que se obtenga en cada caso)”.

Descubrimientos culturales

“Bruselas es una ciudad muy cosmopolita y muy mezclada, evidentemente con diferencias por zonas o barrios. La oferta cultural es muy variada, lo cual incluye la gastronomía  (a mí me interesa mucho la cultura alimentaria), desde lo más exclusivo a lo más popular. En general es la cocina popular  la que me interesa. Así he llegado a aficionarme al ‘ndolé’, un plato de áfrica subsahariana, en su variante camerunesa, que lleva en general carne, pescado o pollo en una salsa que incluye unas hojas amargas muy ricas de las que toma el nombre y se acompaña con arroz, plátano frito o ‘fufu’, pasta de harina de mandioca”.

Francófonos y flamencos: la unidad ficticia

“Lo de la crisis belga es sumamente complicado. Algunos especialistas señalan que el hecho de que hasta para las elecciones generales las listas estén divididas por lengua o comunidad influye profundamente en la división de la población, ya que todo legislador o mandatario estará representando siempre a una de las dos comunidades y no existen partidos federales. El problema es que a esta altura eso es difícilmente modificable.

Y evidentemente el conflicto afecta la vida en general, ya que consume recursos y dinero y eso no ayuda en  nada a la gestión de la crisis económica”.

La talla justa


“Qué echaría de menos de Bruselas… Es algo que sólo podré descubrir realmente si me voy, pero supongo que cierta facilidad que tiene en tanto que ciudad no muy grande que al mismo tiempo dispone de las comodidades de una metrópoli”.

La red y la blogósfera


“El desarrollo de Internet es algo que modifica la calidad de vida de quienes pueden acceder a ella, y ni que hablar de los emigrados o expatriados. Es algo que permite seguir muy en contacto con el país de origen. En mi caso, entre otras cosas por medio de mi participación en la blogósfera política con mi blog Enanos en Elefante que hago de semi-incógnito. Es que cuando empecé con los blogs (primero con un blog poético) ya participaba en la Red por medio de foros y publicaciones electrónicas con mi nombre en cosas más académicas, y me interesaba una recepción más ‘virgen’, por decirlo de alguna manera. Ver a quién podía interesar por lo que decía y no por quién lo decía. Y después me acostumbré y me gustó esa especie de esquizofrenia creativa. Pero creo también que escribir sin tu nombre exige un comportamiento particularmente respetuoso, para que no se convierta en una coartada para decir cualquier cosa”.

La cosa pública


“A mí me parece que sólo tiene valor responder esa pregunta (¿Qué te gustaría que cambie en Argentina?) para cosas que uno puede cambiar, y viviendo afuera evidentemente no son tantas. Lo que la Web 2.0 sí permite es expresar tus posiciones y participar en discusiones que te interesen sobre la cosa pública, y eso es algo que hago con ganas desde mi blog. También se puede influir en lo que pasa en tu país, por supuesto, votando. En ese sentido me encantaría que la iniciativa Provincia 25, que apunta a crear una jurisdicción electoral específica para los argentinos en el exterior, como existe para los expatriados de otros países como Italia o Colombia, llegara a buen puerto. Me parece mucho mejor que votar según el distrito en el que votabas antes de irte, y más real.

A mí me interesa mucho la política, y veo con alegría su revalorización luego del vacío de representación causado por la crisis del 2001”.

La idea del retorno

“Siempre es una posibilidad, sobre todo en un momento de crisis como el que pasa Europa ahora, con el agravante local de la crisis política belga. Nunca digas nunca, dicen por ahí, y tiene razón”.

Publicado en 30NOTICIAS, EDICIÓN GRÁFICA 25/05/2010

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________

2 Respuestas a “Tan lejos, tan cerca

  1. Hola! van a ver el partido este sabado entre argeninos?? No conocemos a nadie y estaremos de paso en Bruselas. Avisen porfa! Muchas gracias.
    Nat

  2. Hola!
    Estoy de bruselas y fui a viajar para 5 meses en sudamerica y tambien me quede 2 meses in Buenos aires. Si te digo la verdad, me encanto mucho!! Los argentinos son muy sociales y buenas personas!! Conozes algunos lugares donde se puede encontrar argentinos aca en bruselas?
    suerte y gracias si me podria ayudar!
    Luiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s